¿Quiénes somos?

Somos la Benemérita Cruz Roja Costarricense...

Somos una Institución humanitaria de  carácter voluntario y de interés público,  con programas de atención de emergencias pre hospitalarias, respuesta a calamidades o desastres, promoción de la resiliencia comunitaria, el fomento de la no violencia y la cultura de paz, los cuales se desarrollan a través de 122 comités auxiliares (representaciones locales), 9 juntas regionales que integran para efectos administrativos y operativos a los comités auxiliares  y varias direcciones nacionales. Sus actividades se describen en la sección ¿Qué hacemos? de esta página web.

Fuimos fundados con el Decreto  Ejecutivo número 24 del 4 de abril de 1885,  firmado por el entonces  Presidente de la República, don Tomás Guardia.  Desde 1952, la Cruz Roja Costarricense  desarrolla sus actividades al amparo de la Ley de Asociaciones de la República de Costa Rica y su reglamento. Somos  auxiliares de los poderes públicos en aquellas actividades humanitarias compatibles con nuestro mandato institucional  neutral, imparcial e independiente, en el marco de los Convenios de Ginebra y sus protocolos adicionales.  Asimismo se rige por la Ley de Uso y Protección de los Emblemas de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (Ley 8031 - 19/10/2000), por la legislación nacional que le sea aplicable, así como por su normativa interna.  Por ser parte del Movimiento Internacional de la Cruz Roja se rige también por las resoluciones de las Conferencias Internacionales, Consejo de Delegados y Asambleas de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, siempre y cuando no contravengan el ordenamiento legal vigente.  

 La Cruz Roja exhorta en toda circunstancia al estado costarricense a cumplir y respetar los Convenios de Ginebra y sus protocolos adicionales así como el Derecho Internacional Humanitario en todo tiempo y circunstancia aplicable.

El mandato institucional se conforma con los siguientes objetivos:

a) Prevenir y aliviar el sufrimiento humano con total imparcialidad, sin discriminación alguna, de conformidad con lo establecido en los Convenios de Ginebra y sus protocolos adicionales, así como las normas aprobadas por las Conferencias Internacionales del Movimiento.

b) Proteger la salud y la vida, proporcionando en caso de emergencia, calamidad pública o desastre, la asistencia a las víctimas y el restablecimiento del contacto entre familiares por medio de una acción rápida y eficaz, así como en todo tiempo a las personas lesionadas, enfermas o afectadas, en proporción  con sus necesidades y a las posibilidades de la Asociación.  

c) Desarrollar programas en materia de gestión integral del riesgo; así como planes de capacitación y de ejecución en el área de la salud y desarrollo comunitario, bienestar social y protección del medio ambiente y la diversidad, en coordinación con autoridades gubernamentales e instituciones nacionales e internacionales, sociedad civil, sector privado y otros involucrados que persigan objetivos afines.

d) Asegurar y constantemente potenciar el servicio voluntariado humanitario a todo nivel,  promoviendo programas especiales que se elaboren para lograr el progreso y el desarrollo de su misión, visión y de los objetivos de la Asociación.

e) Promover y desarrollar la solidaridad y la comprensión entre los seres humanos de todas las naciones, propiciando la aplicación de sus principios fundamentales así como la promoción de la paz a través de todas sus actividades.

f) Difundir, fomentar y respetar sus Principios Fundamentales y el Derecho Internacional Humanitario en todas las actividades que realice, así como promover el respeto de los Derechos Humanos a través de su difusión.

 Para lograr estos cometidos, la Benemérita Institución desarrolla las siguientes acciones: 

a) Atención de emergencias pre hospitalarias mediante servicios de rescate, transporte y atención de personas de conformidad con lo regulado en la normativa nacional.

b) Brindar asistencia humanitaria a través de insumos materiales, servicios de salud, higiene, agua, alojamiento temporal, recuperación temprana a las víctimas de desastres o crisis humanitarias.

c) Reducir la exposición de las comunidades vulnerables identificando los riesgos a través de la participación, organización e incremento de las capacidades para mejorar la respuesta y la resiliencia.

d) Desarrollo de actividades de formación, sensibilización, difusión, de toma acciones, que permitan a la sociedad en general especialmente en los jóvenes y grupos vulnerables, abordar los retos y dilemas tales como pero no limitados a: la inclusión, prevención de drogas, VIH-SIDA, seguridad vial, prevención de enfermedades, adaptación y mitigación del cambio climático.

e) Cualquier otro medio acorde con el mandato humanitario del Movimiento Internacional de la Cruz Roja.

ESTRUCTURA ORGANIZACIONAL

Según los Estatutos vigentes de la Asociación, la Asamblea General es el órgano máximo de la Asociación y está compuesto por la reunión de los asociados activos,  debidamente convocados de conformidad con el procedimiento establecido en los mismos Estatutos.

– El Consejo Nacional es el órgano directivo de la Sociedad Nacional, y tiene a su cargo la fijación de políticas con base en sus Principios y objetivos fundamentales, y deberá velar por el fiel cumplimiento de los Estatutos, objetivos, acuerdos, programas, proyectos y reglamentos de la Asociación.

 – La Fiscalía General es un órgano independiente del Consejo Nacional y del Tribunal de Ética y Disciplina. Su propósito es vigilar por el fiel cumplimiento de los Estatutos, los reglamentos de la Asociación y de los acuerdos que apruebe el Consejo Nacional, Juntas Directivas Regionales y Comités Auxiliares de la Cruz Roja Costarricense y denunciar ante quien corresponda toda irregularidad de que es conocedora.

 – El Tribunal de Ética y Disciplina es el órgano de la Asociación que conoce y resuelve los casos, que por faltas y conflictos a que se refieren los Estatutos, reglamentos y asuntos de ética y disciplina de los asociados.

 – Las Juntas Regionales y Locales son las encargadas de la conducción administrativa de la Región con sus respectivos Comités Auxiliares adscritos. Son nombrados por la Asamblea Regional y Local respectivamente para períodos de cuatro años, pudiendo sus integrantes ser reelectos.

Por otra parte el Consejo Nacional se apoya en la Gerencia General, para cumplir con su labor. Este es el máximo órgano de gestión, y es la encargada de ejecutar los lineamientos emanados por el Consejo Nacional.   La Gerencia General ejecuta sus acciones a través de siete Direcciones Nacionales y sus respectivas jefaturas nacionales: la DINAGER (Dirección Nacional de Gestión de Riesgo y Respuesta a Desastres), la Dirección Nacional de Difusión, Principios y Valores, la Dirección Nacional de Juventud,  la Dirección Nacional de Desarrollo Regional, la Dirección Nacional de Movilización de Recursos y la Dirección Nacional de Talento Humano.